Los abstractos nominales

Tipos de abstractos

Desde el punto de vista semántico, los sustantivos del nahuatl se clasifican en:

  1. Concretos, los que nombran cosas o entidades concretas, como Wilotl, paloma; Solin, codorniz; Kanatl, pato; Tsopilotl, buitre.
  2. Abstractos, los que expresan condición o estado. Según su origen, estos son de dos tipos:
    1. Nominales, en Yotl. Su clasificación se debe a que todos pasan a través de sustantivos de posesión en Yo’, aunque se originan en cualquier categoría gramatical. Este sufijo indica la condición genérica de algo, como Kokonekayotl, infantilismo.
    2. Verbales, en Istli. Se clasifican así porque todos parten de un verbo. Este sufijo indica cumplimiento de acción, como en Te’toltia, preguntar, objetar > Te’tolistli, respuesta, objeción.

Ambos abstractos pueden crear sinónimos, como Nellotl (de Nelli, lo cierto) = Neltilistli (de Nelisti, verificar, realizar), verdad. También pueden introducir matices semánticos; por ejemplo: Masewalli, persona común > Masewallotl, vasallaje > Masewalistli, merecimiento.

Formación

Los abstractos en Yotl consisten en la nominalización de una posesión. Se forman como sigue: un sustantivo, verbo, adverbio o, más raramente, adjetivo, adopta el sufijo Yo’, que indica posesión de objetos o cualidades, volviéndose sustantivo de posesión; por ejemplo:Ta’tli, padre + Yo’ = Ta’yo’, paterno (lit., que tiene condición de padre). A continuación, pierde el saltillo y se nominaliza en Tl, transformando la posesión en condición: Ta’yotl, paternidad. Con frecuencia, el sustantivo de transición sólo tiene existencia teórica; por ejemplo, Yolkatl, animal, insecto, da origen al abstracto Yolkayotl, sustento, sin que exista en la lengua el adjetivo Yolkayo’, poseedor de vida.

Por su alcance, este proceso crea dos tipos de abstractos:

  1. Integrales, los que abstraen íntegramente el sentido del término de origen, como:
    • Chichi, perro > Chichiyotl, canino
    • Tsontetl, rebelde > Tsonteyotl, oposición
    • Tlalwatl, nervio > Tlalwayotl, sistema nervioso
    • Tomitl, pelo, lana > Tomiyotl, vellosidad
    • Yektli, algo correcto > Yekyotl, bondad, buen humor, serenidad
    • Shonewatl, cáscara de grano > Shonewayotl, callosidad
  2. Parciales, los que no generalizan la totalidad del término, sino una cualidad o propiedad, que puede ser:
    1. Literal, como:
      • Neuktli, miel > Neukyotl, jugo, olor
      • Kuau’tli, águila > Kuau’yotl, valor
      • Teuktli, señor > Teukyotl, rango, dignidad
      • Koatl, invitado >Koayotl = Kowayotl, banquete
    2. Simbólica, como:
      • Tentli, labio > Tenyotl, fama
      • Chawatl, concubina > Chawayotl, celos
      • Kuau’tsontli, penacho de plumas, fronda de árbol > Kuau’tsonyotl, linaje

El término resultante puede compartir sentidos total y parcial, literal y simbólico. Por ejemplo: Nakayotl (de Nakatl, carne) tiene sentido integral en carnalidad, y parcial en condición humana, mortalidad.

Observación: si el sustantivo de transición adquiere un sentido diferente del término de origen, su nominalización no forma abstracto. Por ejemplo:Siwatl, mujer, da origen al sustantivo de posesión Siwayo’, secreción femenina, de donde deriva el abstracto Siwayotl, que no designa la condición femenina, sino órganos femeninos como matriz, vagina, vulva.

Origen

Los abstractos nominales se originan en términos de cualquier propiedad gramatical; por ejemplo:

  1. Sustantivos, tanto absolutos, según vimos en los ejemplos anteriores, como no absolutos, cuando el sufijo Yotl se añade a otros sufijos nominales; por ejemplo:
    • Tlamatini, sabio > Tlamatiniyotl, doctrina
    • Topolewa, que tiene pene > Topolewayotl, la piel del pene
    • Telpokapiltontli, joven > Telpokapiltoyotl, juventud
    • Toltekatl, persona culta > Toltekayotl, cultura
    • Anawakatl, oriundo de Anawak > Anawakayotl, relativo a Anahuac
    • Ashkan, hoy + Katl, sufijo nominal > Askhankayotl, el presente
  2. Adverbios; por ejemplo:
    • Nen, en vano > Nenyotl, inutilidad
    • Weli, posible > Weliyotl, potencia, poder
    • Sentlani, abajo > Sentlaniotl = Sentlaniyotl, profundidad
    • Nowian = Nowiyan, en todas partes >Nowianyotl, absoluto
  3. En particular, se prestan a la formación de abstractos los adverbios formados con los sufijos Ka, Tika, como:

    • Yu’ka, como > Yu’kayotl, materia, forma, modo
    • Owika, con dificultad > Owikayotl, difícil, peligroso, pesado
    • Tlapeu’ka, manifiesto > Tlapeu’kayotl, elemento, principio
    • Masitika, algo entero > Masitikayotl, entero, completo, total
    • Kakistika, comprensible > Kakistikayotl, comprensión
    • Neuktika, con miel > Neuktikayotl, dulzura
  4. Verbos. Como estudiaremos en el próximo capítulo, los verbos se abstraen mediante el sufijo Istli, pero también pueden hacerlo en Yotl, sobre todo los verbos en Ka. Por ejemplo:
    • Machia, ser conocido > Machiotl = Machiyotl, ejemplo, modelo, signo, marca
    • Wiwishka, temblar > Wiwishkayotl, temblor
    • Kuau’tika, ser alejado o distanciado > Kuau’tikayotl, estatura
    • Kalkawa, cambiar de lugar > Kalkayotl, distancia
    • Wanyolka, tener parentesco > Wanyolkayotl, parentesco consanguíneo
  5. Ocasionalmente, lo adjetivos también pueden adquirir este sufijo; por ejemplo:
    • Wei, grande, largo > Weiyotl, grandeza
    • Tepito = Tepiton, pequeño > Tepitoyotl = Tepitonyotl, pequeñez
    • Masosotlak, perezoso > Masosotlakyotl, pereza

Eufonía

El sufijo Yotl se aplica en forma íntegra cuando el radical termina en vocal, excepto I, o en consonante oclusiva; en los demás casos, se eufoniza. Tal fenómeno es de dos tipos:

  1. Por elisión. En radicales terminados en I, el sufijo sufre opcionalmente aféresis de la Y; por ejemplo:
    • I’itl, respiración > I’iyotl = I’iotl, aliento
    • Tisitl, médico > Tisiyotl = Tisiotl, medicina
    • Owitl, camino > Owiyotl = Owiotl, relativo a los caminos
    • O’mitl, hueso > O’miyotl = O’miotl, relativo a los huesos
    • Pati, reemplazar > Patiyotl = Patiotl, precio, paga, salario
    • Tekitl, trabajo > Tekiyotl = Tekiotl, impuesto en trabajo

    Se exceptúan los términos cuyo radical adquiere el interfijo I, que se elide en composición, como Tokaitl, nombre > Tokayotl, renombre, honor.

  2. Por adopción de sonido. Se distinguen dos casos:
    1. Adopción de radicales en L, como:
      • Nawalli, sabio, brujo > Nawallotl, sabiduría, brujería
      • Kualli, bueno > Kuallotl, bondad
      • A’kualli, malo > A’kuallotl, maldad
      • Elli, ánimo > Ellotl, diligencia, actividad
      • Tlawilli, luz > Tlawillotl, claridad
      • Yowalli, noche > Yowallotl, oscuridad
      • Tlalli, tierra > Tallotl, materia, cuerpo físico
      • Ekawilli, una sombra > Ekawillotl, sombra en general
      • Kalli, casa, contenedor, reduplicado > Kakallotl, caparazón, cascara,  concha
    2. Adopción de radicales aspirados, como:
      • Okichtli, varón > Okichchotl, masculinidad
      • Telpochtli, niño > Telpochchotl, infancia
      • Ishtli, vista > Ishshotl, prudencia, moderación
      • Tsotsokatewitsti, ser pobre > Tsotsokatewitstsotl, pobreza
      • Welitis, poderoso, poderosamente > Welitissotl (por Welitisyotl), poder, posibilidad

Otros sentidos

El sufijo Yotl no sólo abstrae, también comunica sentidos relacionados de algún modo con la abstracción. El resultado son sustantivos concretos en Yotl, de tres categorías:

  1. Cuantificadores. En este caso, el sufijo indica cantidades indefinidas de seres impersonales, distribución, pluralización, ubicación respectiva, recurrencia y seres que se componen de elementos o se definen por una pluralidad; por ejemplo:
    • Achtli, semilla > Achyotl, semillas, granos
    • Nawi, cuatro > Nauyotl, cuarto
    • Pilwa’, que tiene hijos + Ka > Pilwakayotl, paternidad
    • Shokotl, fruta > Shokoyotl, hijo menor
    • Se, uno + Shiu’tika, con edad > Sesiu’tikayotl, de solo un año
    • Palli, algo coloreado, tinta, reduplicado> Papallotl = Papalotl, mariposa
    • Kechkuau’tli, cuello > Kechkuau’yotl, las vértebras cervicales
    • A’mo, no + Yu’ka, como > A’yu’kayotl, malas acciones
    • A’panekatl, persona vestida > A’panekayotl, ornamentos del guerrero
  2. Cualidades divinas, sacramentales o míticas, ya que el ámbito divino supone una abstracción; por ejemplo:
    • Kuikatl, canción > Kuikayotl, himno sagrado
    • Tepetl, montaña > Tepeyotl, la imagen de una montaña, cierto tipo de estatuilla votiva
    • Ewilia, entonar un canto ritual = Ewillotl, figurilla funeraria de madera de pino
    • Aposonalli, espuma del agua > Aposonallotl, espuma del agua, nombre divino
    • Tlalokan, lugar de Tlalok, dios de la lluvia > Tlalokayotl, viento del este
  3. Acción sostenida; por ejemplo:
    • Tla’tolli, palabra > Tla’tollotl, historia (lit., lo que se cuenta)
    • Awiaka, gustosamente > Awiakayotl, placer sostenido
    • Ashkan, ahora + Ka > Ashkankayotl, el momento presente
    • Ekamekatl, sermón > Ekamekayotl, género oratorio de largas pláticas (lit., sermón sostenido)
    • Tales sentidos secundarios pueden coexistir con el abstracto; por ejemplo:
    • Tlaso’, raro > Tlaso’yotl, aprecio / algo caro
    • Tlakatl, persona > Tlakayotl, condición humana, bondad / los seres humanos

Abstractos concretizados

Este sufijo también puede crear sustantivos concretos mediante tres tipos de deriva semántica:

  1. Aplicativa, cuando el sufijo distingue una aplicación concreta del sentido del término de origen que, en ocasiones, es más abstracto que su derivado. Por ejemplo:
    • Setl, grasa > Seyotl, médula
    • Tenawa, moquear > Tenayotl, saliva
    • Altepetl, ciudad + Nantli, madre = Altepenanyotl, capital
    • Tle’ko, subir > Tle’kotl, raya que dividía al estadio de pelota
    • Ewatl, piel > Ewayotl, pellejo, cáscara de fruta
    • Kalli, casa, contenedor > Kallotl, estuche
    • Chiko, contrario > Chikoyotl, malhechor
    • Tsoko, muy pequeño > Tsokoyotl, tamal de amaranto
    • Achi, poco, menudo > Achiyotl, semilla colorante
    • Olin, movimiento + Ka > Olinkayotl, plumas de la cola
    • Yektli, recto + Nelwatl, verdad > Yeknelwayotl, gran padre, fundador de un buen linaje.
    • Mekatl, cuerda > Mekayotl, linaje, parentesco, cuerda de un instrumento musical
    • Peyotik, que envuelve > Peyotl, envoltura, pericardio, cactus alucinógeno
  2. Causal, cuando la acepción abstracta de la forma en Yotl da origen a la concreta; por ejemplo:
    • Chipilli, gota > Chipillotl, transparencia > cristal fino
    • Shiyo’, brilloso > Shiyotl, buen ejemplo > lija
    • Okotsotl, resina de pino > Okotsoyotl, esencia > esperma
    • Shochitl, flor > Shochiyotl, florido, fecundo > grasa
    • Nelwatl, verdad > Nelwayotl, fundamento, origen > raíz
    • Akatl, caña > Akayotl, relativo a la uretra > uretra o pene animal
    • Apan, río + Ka > Apankayotl, acuático > lo que trae el agua
    • Tla’tokatl, representante, vocero > Tla’to’kayotl, soberanía, patrimonio, rango > corona real

    A veces, la relación causal es tortuosa. Por ejemplo, el sustantivo Miawatl, flor masculina del maíz, forma el abstracto Miawayotl, con un sentido que, aunque no abstracto, indica una generalidad: estambre de cualquier flor, y otro concreto: costado, derivado de la costumbre de bordar flores de maíz en las blusas y faldas.

  3. Disyuntiva, cuando la forma en Yotl tiene dos sentidos sin vínculo causal, lo que puede ocurrir de dos modos:
    1. Cuando el sentido del término de origen diverge a través del sufijo; por ejemplo: Atl, agua > Ayotl, sopa / tortuga.
    2. Cuando el término de origen tiene dos acepciones que se reflejan en el sustantivo en Yotl; por ejemplo: Teshtli, cuñado / harina de maíz > Teshshotl, parentesco por alianza / Teshyotl, cierta planta (derivado de Teshyo’, de textura fina).

Observación: no hay que confundir estos casos con homófonos (términos en Yotl de origen distinto e idéntica pronunciación) como:

  • Tsotl, sudor > Tsoyotl, sudoración
  • Tso, raíz relativa a lo trasero o final > Tsoyotl, ano, fundamento, parte de atrás

Sustantivos en Otl

No hay que confundir los abstractos nominales con sustantivos cuyo radical termina en O, sea porque dicha vocal pertenece a la raíz, como en Sotl, lienzo; Shotl, pie, pierna, o porque es residuo de algún sufijo, como:

  • Kotstli, pierna + Ko, sufijo locativo > Kotskotl, pierna
  • Mo, pronombre reflexivo + I’toa, decir, cantar = Mi’totl, danza, rito
  • Tla, sufijo adverbial + Sowa, sangrado > Tlasotl, sangrado, picado con agujas

Estos casos se distinguen porque la terminación Otl no está precedida por la Y o sus eufónicas (la doble L y la doble consonante aspirada). Otros ejemplos: Ostotl, caverna; Pochotl, ceiba; Pinotl, extranjero; Tekmilotl, moscardón; Shilotl, mazorca de maíz tierna.

Como es obvio, este método se invalida en radicales terminados en Yo, como Koyotl, coyote, Moyotl, mosquito. En estos casos, el deslinde se establece sustituyendo el sufijo Yotl por el sufijo nominal que corresponda. Si el resultado es un término semánticamente relacionado, entonces el término de origen es un abstracto; por ejemplo: Meshikayotl, mexicanidad - Yotl + Tl = Meshikatl, mexicano.

Los sustantivos en Otl también pueden componer abstractos; por ejemplo:

  • Teotl, dios > Teoyotl, espiritual
  • Oselotl, ocelote > Oseloyotl, valor
  • Tsapotl, zapote > Tsapoyotl, frutal
  • Iknotl, huérfano > Iknoyotl, orfandad, miseria
  • Yaotl, enemigo > Yaoyotl, guerra
  • Kuilotl, palo > Kuillotl, empalizada, territorio delimitado
  • Sholotl, perico amarillo > Shollotl, las plumas del perico